WordCamp Santander 2017

Este ha sido el segundo año que asistimos a la WordCamp de Santander, celebrado de nuevo en el Palacio de la Magdalena, uno de los lugares más espectaculares de Cantabria. Esta vez el tiempo nos ha dado un poco más de tregua que el año pasado y por lo menos no hemos llegado calados al hotel.

Asistir a una WordCamp implica varias cosas. Por un lado aumentar nuestros conocimientos a través de las 2 ‘tracks’. Como hemos asistido Fernando conocer gente grijota y Julio (@jdelaiglesia) hemos seguido perfeccionado la estrategia, aprendida en otras WordCamps, de dividirnos y que cada uno vaya a una sala, y así aprovechar al máximo la formación.

De entre todas las charlas siempre hay un poco de todo. En el aspecto de aprender nuevas técnicas destacamos las charlas sobre “tipografía responsive” de Ana Cirujano (muy bien trabajada y realmente clarificadora), la de “Layouts Grid” de Dario BF (¡ojalá ya estuviese implementado en todos los navegadores!), o el “cómo crear una APP móvil con WordPress e Ionic” de Antonio Torres (¡lo pondremos en práctica en breve!).

También nos gustan mucho las charlas que nos abren un poco los ojos a buenas prácticas y repasar conceptos, como la de “Lock-in” de JuanKa Díaz (con un buen equilibro entre humor y subversión) o la que sobre “Customizing WooCommerce” presentó el desarrollador polaco Maciej Sbodowa, que empezó por lo básico pero al final resultó ser una sorpresa en cuanto a la claridad en todos los métodos disponibles.

Y luego también estuvieron geniales otras más generales como la divertida ponencia de Juan Hernando sobre “Cómo sacar tiempo” (con momentos realmente desternillantes), el chute de optimismo de “Sastrería a medida con WordPress” para borrar el mito de que «no es solo para blogs» que hizo Fernando Puente, o la de cómo “ayudar a la comunidad es ayudarte a ti mismo” que hizo Mon Padrón y que nos ha servido para atrevernos a postularnos para dar nuestra primera conferencia en el próximo WordCamp de Las Palmas.

Por otro lado asistir a una WordCamp es también hacer networking, es decir, conocer a un montón de gente nueva y volver a charlar con amigos de anteriores ocasiones. Para eso están geniales los coffee breaks y la comida, que sirven para desconectar de las ponencias, eso si, tras los forcejeos iniciales en las colas para conseguir algo que llevarse a la boca 😉

Otra parte muy interesante viene cuando se asiste al Contributor Day del día siguiente. Cambia el ambiente porque ya hay menos gente y eso crea un clima óptimo para hablar más de tú a tú con quienes has ido conociendo, y además ayudas a crear comunidad: nosotros esta vez nos hemos interesado sobre cómo ayudar en WordPress.tv, de la mano de Pablo Moratinos, y por otro lado sobre cómo mejorar la asistencia a las meetups, dado que somos colaboradores en la de Pontevedra.

Pero sobre todo, como decimos, lo mejor de una WordCamp es el trato con la gente. Y para eso qué mejor que el After Party. Era la primera vez que asistíamos a uno, y aunque al principio nos comprometimos a tomar algo rápido e ir a descasar (al día siguiente había que regresar) el ambiente fue tan bueno y desenfadado que al final nos dieron las tantas. Hemos conocido caras nuevas, y hemos disfrutado con otras ya conocidas, y eso es algo que solo te lo da un ambiente tan distendido y de buen rollo como las After Party de una WordCamp.

Queremos agradecer el trabajo de los organizadores, patrocinadores y voluntarios del evento por estar en todo momento pendientes de que todo saliera como se había programado. Nos han hecho sentir como en casa.

Ya tarda en llegar la próxima (¡suponemos que en Las Palmas!) e ilusionados por la WordCamp de Pontevedra de septiembre de 2018 en la que esperamos colaborar como anfitriones y acoger a muchos buenos amigos de toda España pero, sobre todo, hacer conocer esta estupenda comunidad a todos los gallegos que asistan por primera vez a uno de estos eventos tan recomendables.